BRIGHT MEMORY: Un café corto e intenso.

Mucho antes de que Marvel nos presentara nuevos mundos llenos de héroes y villanos vestidos con ajustadas e irrespirables licras y capas a elección de la moda recurrente que le atrajese al usuario en particular, ya podríamos disfrutar de la hipótesis de los Multiversos <<de los aburridos sin paquetes apretados>>.  La primera vez que se habló de diferentes universos, y que esto estuviera claramente recogido por el registro que tanto amamos y algunos escépticos olvidan <<mi suegra dice que la prehistoria nunca pasó, habrá que hacerle caso>>, fue en la literatura védica (800 antes de Jesusito), principalmente en el Bhagavata Purana escrito por un señor que podía doblar cuantiosamente hacia dentro las piernas, Viasa. Pero, no fue hasta 1895 que el término Multiverso fue acuñado por un psicólogo llamado William James, que además de tener una prominente barba, podría haber tenido de segundo apellido Smith y no hubiera sido un cliché andante.

En la actualidad, la hipótesis que respalda que hay otros como nosotros pululando por múltiples dimensiones, pero con carreras más prometedoras y sueldos más gratos es contemplada por la cosmología, la física, la astronomía,<<la gastronomía deconstructivista>> la filosofía, y la ficción. El estudio por parte de la física <<señores/ras que van de un lado a otro dentro de un laboratorio, con excéntricas batas blancas y manteniendo en sus raciocinios una única idea ¿Cuándo es la hora del bocata?>>, determinado por el cosmólogo Max Tegmark,  propone una taxonomía ordenada como los nueve niveles Dantescos del infierno, empero con seis de ellos e imposibles de entender si no estás a la hora del bocata con él y sus colegas.

// Siempre preguntadle a Max cualquier tema relacionado en la hora del bocata. //

Dentro de la literatura, podremos disfrutar de mucho material escrito para los habitantes de a pie y con magnos referentes tanto argumentales como autorales. Desde grandes como Isaac Asimov con su obra “Los propios dioses”; el correcto Terry Pratchett, “Mundodisco”; Stephen “Estoy en todos los fregados” King, “La Torre Oscura” << ¿Tenía qué compensar algo? Nunca lo sabremos>>; C. S. Lewis con sus preadolescentes dentro de un ropero y animales mágicos, “Las Crónicas de Narnia”; hasta una de las mejores historias jamás contadas, «Mundos Paralelos», número cincuenta y cuatro de la serie “Elige tu propia aventura”, nos sumergieron con su rúbrica dedicada.

Intentaré obviar la infame Avengers “nos quedamos sin ideas” Endgame, en esto de los mundos cuánticos del celuloide, y pasaremos a obras de mayor interés artístico << yo voy y me lo creo>>. Huelga decir que “El único” es un ejemplo del tratamiento requerido y, a la vez, un pastiche de colorines nefasto y con un Jet Li rozando el fondo de su cartera. En cambio, otras obras del acetato cumplían con su cometido de forma sencilla, como “The Mist” de Frank Darabont o la paupérrima adaptación del videojuego DOOM de Andrzej Bartkowiak y Dwayne “El pedrusco” Johnson << lo único que se salva es la escena en primera persona>>.

// William James, casi Smith. //

Y dentro de nuestro medio interactivo conseguiremos encontrar muchísimas referencias a mundos paralelos y aventuras de todo tipo. El increíble “Spider-Man: Shattered Dimensions”, el picantón “Hyperdimension Neptunia” y el homónimo de los comics “Injustice: Gods Among Us”, entre muchos títulos más.

Sin embargo, vamos a lo que nos atañe el día de hoy, otra obra del mundo participativo que tanto nos gustan y que lógicamente tiene que ver con la extravagante y para nada intelectual introducción.

Una advertencia para ti caminante de líneas, el título que veremos hoy no es una experiencia completa, sino una primera visión, un primer capítulo, que se completó satisfactoriamente en un producto sucesivo. Más adelante platicaremos de su desarrollada secuela, sino en otra entrada.

Reliquias ancestrales en forma de forjadas espadas son descubiertas, datando su existencia en palabras milenarias y catalogadas con los nombres de “Kanshou y Bakuya”, resguardadas del mundo exterior por la Organización de Investigación Científica Supernatural (SRO) <<dos palabras que nunca pensé ver juntas>>. En lo más recóndito de su interior albergan una sustancia capaz de reanimar la existencia orgánica, el “Alma de Jiu Xuan”, la cual yergue a los seres expirados y les ofrece una nueva, pero falsa vida. Consiente del hallazgo el SAI, una organización terrorista poseedora de su propio ejército privado, utiliza la tecnología del teletransporte cuántico para infiltrarse en las instalaciones gubernamentales y así obtener las reliquias. Shelia, agente especial del SRO y la única superviviente del ataque, intenta manipular el transportador, sin embargo es emboscada por el enemigo. La incompleta operación informática ingresada en el computador envía a todos a la Isla Flotante, un pedrusco levitante gigante sobre los cielos del Ártico. Y como lógicamente nosotros no tenemos ningún cascote flotante, actualmente, en nuestro cielo, doy por hecho que se trata de una dimensión paralela de nuestro esférico pedrolo. Siguiendo con la trama, al llegar al nuevo emplazamiento el “Alma de Jiu Xuan” reacciona escapando de las reliquias, resucitando a seres antiguos y mitológicos que poblaban esas tierras y, como no, atacando sin premeditación a Sheila en todo momento. Nuestra protagonista debe sobrevivir para descubrir los misterios que le aguardan y recuperar los artefactos hurtados.

Luego de este párrafo, en forma de cascote literario, os revelo que estoy hablando de la creación del estudio, de una sola persona, FYQD Personal Studio y de su título “Bright Memory” o mejor conocido como “Bright Memory: Episode 1”, del cual salió el episodio dos  convertido en un reinicio de la idea principal. Vio dentro del acceso anticipado su lanzamiento en 2019 y completando su desarrollo en el primer cuarto del año siguiente. Publicado en exclusiva dentro de la bolsa de hacer billetes de Microsoft (Pc y Xbox) y con una premisa de juego que combina lo mejor de dos mundos, el juego de disparo en primera persona con el Hack and Slash. El producto final no es solamente entretenido, sino exigente.

Voy a pasarme el orden por la piedra y continuaremos con el apartado sonoro, el cual se compone de una banda sonora adaptada a la acción y reaccionando a ésta, generando momentos de tensión en los santiamenes requeridos y calmando al jugador cuando es debido. Su ruido ambiental, ya sea de naturaleza, fuego, animales y otros menesteres se fusionan correctamente con los efectos sonoros ocasionados por el personaje y los enemigos coléricamente incomprensibles <<yo no les he hecho nada>>. Ésta composición de equilibrios que degustan nuestros órganos auditivos fue orquestada por Jeff Rona y Cody Matthew Johnson, de este último no sé nada, pero al primero lo recordaréis por participar en «God of War III», «Devil May Cry 5» y varios proyectos cinematográficos como televisivos.

El detallado guijarro que representa su departamento gráfico es, en pocas palabras, exquisito, mostrando entornos vistosos y complejos, una optimización gratificante que me permite correr el juego sin problemas con mi precario y vetusto sistema, personajes elaborados y distinguibles, y efectos ambientales coloridos y llenos de vida. Podremos notar defectos visuales, degradado a la distancia y desintegración de elementos al atravesarlos, en vez de interactuar con ellos, sin embargo nada muy pecaminoso <<bueno sí, gran parte del HUD es molesto, pero se puede quitar>>.

Y hemos llegado al mármol de la cuestión, su sistema de juego. El título es corto, por las obvias razones ya explicadas, y no os durará más de una hora si no os ponéis a oler las petunias. Nuestro personaje es ágil y nos permite la combinación de técnicas tanto a distancia, con el fusil de asalto futurista; cuerpo a cuerpo, con una espada eléctrica; y poderes tecno-psíquicos, para mandar a tomar viento fresco a los contrincantes. La ejecución alternada de estas habilidades proporciona puntos de juego y calificaciones con las famosas letras de toda la vida, lo que es un vago aliciente y un redundante elemento en el título. Las criaturas son verdaderas esponjas de munición, resisten a todo sin noción de táctica u objetividad del impacto recibido, algo que sí puede verse en los enemigos más básicos <<balazo en la sesera y tirando>>. La inteligencia artificial se limita al mero seguimiento de nuestra persona, moviéndose al unísono y convergiendo en un mismo punto de una vorágine de danza belicista <<sí hasta se puede ver el embudo que realizan al acercarse por diferentes direcciones>>. Tiene un sistema de puzles muy sencillo, como si no estuviera.

// Ese Puzle me recuerda a Indy ¿Por qué será? //

Casi se le cae el ópalo a Zeng (Creador del título) cuando admitió abiertamente el uso sin licencia de modelos, posteriormente modificados, para realizar el juego. Luego de la flagrante confesión, prometió que utilizaría los fondos obtenidos para contratar a un artista gráfico y realizar los cambios necesarios.

En resumen, Bright Memory es un bueno juego, corto, pero dinámico, vistoso y puede que adictivo si quieres limitarte a la puntuación. Su apartado visual está muy bien ilustrado y el ambiente sonoro genialmente recreado. Decae como granito en la inteligencia ofrecida por los adversarios, pero remonta satisfactoriamente en su rapidez y estilo de juego. Os lo recomiendo simplemente porque a mí me gusto, por qué vamos a engañarnos, verdad. <<¿Verdad?>>

Como tirar una piedra al agua, hemos terminado éste paso por el Multiverso, juego e insólitas analogías con minerales varios.

Recordad, que el cara dura de Thanos podría robar el Delorean, volver a juntar las piedras del infinito y dejarnos sin la mitad de los bocatas de choped…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s