KUNG-FU MASTER: Un legado en movimiento.

Los estudios cinematográficos de Hong Kong han sido un referente en el género de las artes marciales, con sus altibajos, influenciando tanto en su territorio transportando su cultura a la gran pantalla como a occidente. Sus orígenes se remontan al primer tercio del siglo XX en China, haciendo uso de la popular literatura Wuxai (“héroes de las artes marciales”), la cual consistía en publicaciones semanales en los periódicos más populares de la época. Éstas se trataban de aventuras fantásticas, protagonizadas por heroicos personajes blandiendo espadas para representar los combates de forma artística y transmitiendo la magia de su cultura. Se les dio vida por primera vez en la década de 1920, exactamente en 1928, con el primer film Wuxai: “El incendio del monasterio del Loto Rojo”, representando la historia extraída de las homónimas líneas y realizando ocho secuelas <<un “Fast and Furious” de manual, pero viejuno>>.

Este cine se hizo popular rápidamente en el territorio chino, pero nada dura para siempre <<primer altibajo>>, ya que las políticas de la época, influenciadas por las elites más conservadoras del país, vetaron las obras por su contenido supersticioso y violento. Sin embargo, esto no paró la maquinaria artística, tan solo se mudó a Hong Kong, en esos tiempos colonia británica que poseía una cultura y política económica más abierta, y un gran potencial para el desarrollo del mundo cinematográfico. Esto permitió un avance estratosférico en el cine de la región, tanto por su propia creatividad como por la inserción del cine occidental.

// En la parte superior podréis observar novelas Wuxia y en la inferior películas muy reconocidas del género. <<En un par de ellas podremos vislumbrar el logotipo de la productora Shaw Brothers (SB)>>. //

Un suceso de gran importancia histórica amenazó por segunda vez <<segundo altibajo>> el avance del movimiento artístico Wuxia. Las guerras civiles y la victoria del partido comunista <<otra vez, ¡Comunistazzzz!>>, en la década de 1940, mermaron las producciones e integraron de forma imperativa el Mandarín dentro del medio, desplazando a las obras originalmente en cantones a la serie B. Pero esto no detuvo el progreso, ya que los efectos especiales realizados con pintura directa sobre el celuloide, para maravillarnos con poderes mágicos, se convirtieron en tendencia.

Pero el cine Wuxia no siguió su camino solo, porque de forma paralela apareció lo que hoy conocemos como películas de Kung-Fu, y es en lo que nos centraremos. Unas obras orientadas al realismo con personajes más terrenales que usaban sus propias manos y con una gran influencia de la «Ópera China» donde las acrobacias y las artes marciales primaban sobre todo. Héroes cotidianos que seguirían los valores del honor e impartirían las enseñanzas confucionistas mientras instauraban el orden y la rectitud. Pero aunque esta nueva inserción entró con fuerza en la cultura Hongkonesa, el Wuxia dio un nuevo paso para superar la atractiva veracidad de su nuevo competidor. A principios de la década de 1960 entró en juego Shaw Brothers, una de las empresas más reconocidas del film Wuxia, dando un nuevo respiro a sus ideas e introduciendo las nuevas tendencias literarias de este mismo género. Nació el New-Wuxia, donde la mujer fue más representativa, los colores más llamativos y la violencia más explícita. Aunque este esfuerzo fue bien recibido y hasta hoy implementado <<tercer altibajo>>, no pudo hacer frente a lo que vendría a manos de uno de los artistas marciales más recordados de la historia <<claramente hablamos de Chuck “Patada desnucadora” Norris. ¡Naaa! Os tomo el pelo>>.

// Famosas películas de Kung-Fu del cine hongkonés. La utilización de armamento no era una exclusividad del film Wuxia, ya que lo importante era la veracidad de los combates. <<Nadie volando ni disparando místicos hechizos por las cuencas oculares>>. //

Los años setenta fueron el punto de inflexión que dividió definitivamente los dos géneros y que puso en el mapa el Kung-Fu de forma global. Sin menospreciar a las anteriores producciones realizadas por grandes artistas marciales, Bruce Lee fue, tan solo con cinco películas, el exponente que llevo el género hacia lo más alto. Sin embargo la muerte lo alcanzó y la explotación de su imagen arraigó como parásito en un órgano vital <<cuarto altibajo>>. Pero, dentro de estas denigrantes clonaciones, un rayo de luz apareció para restituir, con estilo de la “Ópera de Pekín”, la imagen individual del héroe.  Con acrobacias elaboradas y grandes compañeros del rubro logró un reconocimiento mundial, llevándolo al estrellato y resucitando la industria del cine de Kung-Fu. Es evidente que hablamos de Jackie Chan. Sus proezas en pantalla y su visión de grupo trasladaron un trabajo sólido dentro del género, lo que revitalizó la importante transmisión de su cultura y combinó la modernidad con el humor que lo caracteriza. Muchísimos artistas marciales compartieron su camino y sus escenarios, muchos de ellos su instrucción en el estilo “Ópera de Pekín” y una larga amistad reflejada en el celuloide.

Como podéis ver, esto es un escueto resumen de la historia del cine de Kung-Fu, impulsado por nuevas ideas dentro del género Wuxia y revitalizado, una y otra vez, por la magia del entusiasmo de sus soñadores. Hay mucho más relato, con muchos más variados protagonistas, pero debemos detenernos aquí, porque esto es solamente una introducción <<un poco larga lo sé, mea culpa, sin embargo es importante entrar en materia con el pie derecho. Ahora, si eres zurdo ya no puedo hacer nada por ti>>. Sí mencionaré dos obras que sirvieron de inspiración para el videojuego que nos toca reseñar hoy, y no es uno cualquiera, ya que es en sí mismo el precursor de un género que nos gusta a todos <<¡He dicho a todos!>>.

// Jackie Chan es, en si mismo, el revitalizaste de la industria del cine de Kung-Fu gracias a su visión, su buen humor y sus grandes compañeros y amigos. <<Ya sabéis, si os sentís débiles tomaos un Jackie Chan>>. //

Aunque parezca extraño <<sí que lo eres, majo>>, una de las obras fue filmada completamente en nuestro país, más concretamente en Barcelona. “Kuai can che” o “Spartan X” o “Wheels on Meals” o “Los supercamorristas” como se conoció por estas latitudes, es una película de Kung-Fu Hongkonesa dirigida por el gran Sammo Hung y coreografiada por el habilidoso Jackie Chan. Éstos también son nuestros protagonistas, acompañados por su hermano de la Escuela de la “Ópera de Pekín”, Yuen Biao y un gran reparto nacional como Lola Forner, Benny Urquidez y José Sancho <<un arroz tres delicias, pero con jamón serrano>>. Es una comedia de artes marciales con mucha acción y desternillantes situaciones, donde Thomas (Jackie) y sus amigos deben rescatar a Sylvia (Lola), que ha sido secuestrada y llevada a un castillo regentado por el cruel villano.

“Game of Death” o “Si wang you ju” o “Juego con la muerte” es la otra gran influencia para nuestro análisis de hoy <<el cual no empieza nunca, ¡date brío tío!>>. Una película de la misma procedencia, pero protagonizada por el inigualable Bruce Lee, donde nuestro héroe es coaccionado para recuperar un misterioso artefacto dentro una protegida pagoda. Él y cuatro profesionales de artes marciales deberán emprender el ascenso y enfrentarse, en cada uno de los cinco niveles, a mortíferos retos.

// Nuestras dos películas influyentes de hoy <<¡Hey! Ese templo maldito me suena mucho>>. //

Y ahora sí, empecemos la reseña. ¿Eso que escucho a lo lejos son fuegos artificiales? <<Ironía>>.

Kung-Fu Master el abuelo mayor con artritis de los beat ‘em ups apareció en 1984 en las recreativas <<festejamos los cumpleaños juntos, pero él nunca trae nada>>, fue desarrollado por Irem y distribuido por la famosísima Data-East para Estados Unidos y otras partes del mundo. Conocido de nacimiento en Japón como “Spartan X”, es un título de scroll-lateral y acción, donde daremos mamporros, a diestro y siniestro, a todos los enemigos que se nos pongan por delante, alcanzando así la cima de los cinco niveles jugables. Su nombre, como es lógico, hace alusión a una de sus dos referencias, pero ésta no comparte en su totalidad ni la historia, ni la estructura de juego principal y solo aportaría los nombres de los protagonistas a la trama, Thomas y Sylvia. Es aquí donde entra “Game of Death”, aportando la estructura de niveles y los jefes finales de cada nivel.

Hoy me apetece empezar por el apartado de juego <<para variar un poco, pues hoy pizza con piña>>.

// Pantalla de inicio de la recreativa y las diferentes caratulas y afiches publicitarios de otros sistemas. //

El juego es realmente básico <<pero no por ello deja de ser desafiante, si hasta tengo ampollas en los dedos>>, ya que hace uso de un joystick de cuatro direcciones que permite a nuestro personaje saltar, agacharse y caminar en ambas direcciones. A diferencia clara de los beat ‘em ups de hoy en día, no podremos utilizar la profundidad de campo para desplazarnos, y por esta razón saltaremos con el joystick. ¿Pero qué sería de un “yo contra el barrio” sin puñetazos y patadas? <<un shoot ‘em up>> Pues, el título no se queda sin ellos <<por algo se llama Kung-Fu Master. Listo, que eres listo>> e integra en su tablero dos botones: uno para los puñetazos, los cuales nos brindaran más puntos, pero implicará la cercanía del enemigo; y uno para las patadas, que nos darán menos puntaje, pero salvaremos esa distancia antes mencionada. Éstos podrán combinarse tanto agachados como saltando, lo que nos permitirá hacer frente a la distinta variedad de enemigos y sus movimientos especiales característicos.

Thomas se encontrará con enemigos variados: Los Grippers <<con nombre de enfermedad muy chunga>>, que su objetivo es agarrar al protagonista y drenar su energía; los Lanzadores de cuchillos <<con lógicas pretensiones>>, que arrojarán sus mortíferas dagas a dos niveles; los Tom Toms <<personas bajitas y puñeteras>>, que poseen el mismo objetivo que los Grippers, pero podrán saltar sobre nosotros si permanecemos agachados; y por último, los despacha trastos <<invisibles, pero te arrojan de todo>>, que en los niveles pares nos tirarán desde jarrones con serpientes hasta polillas asesinas. No olvidemos a los jefes finales de cada nivel que nos plantarán cara con sus habilidades especiales.

// La trama del juego sencillamente explicada <<Sylvia, yo si fuera tu me agacharía>>. //

Como ya os comenté, el juego se compone de cinco niveles, los cuales debemos superar derrotando a cada jefe final, hasta llegar a Mr. X, pero el tiempo es crucial, ya que debemos completar cada sección antes de que éste llegue a su fin, si no moriremos <<no os entretengáis dando ostias a los enemigos infinitos>>. En los entornos no encontraremos ningún ítem o botiquín de vida, lo que significa que no habrá forma de llenar la barra de salud de Thomas en ningún momento, sin embargo, sí podremos recuperar vidas completas al obtener cincuenta mil puntos de eliminación.

Rebuscando dentro de la configuración interna de la maquina he notado que no posee selector de nivel, como otras del estilo, lo que me extrañó un poco. Prontamente me di cuenta, luego de pasarme el juego por primera vez, que el nivel de dificultad está atado a la re-jugabilidad, por lo tanto, cada vez que completemos la aventura, ésta se reiniciará para ver si somos capaces de terminarla con la nueva escala de dificultad <<qué sinvergüenza que eres, Takashi Nishiyama (diseñador del título)>>. Recordad queridas/os amigas/os que esto era una recreativa y su alimento era y es la pasta que desembolsemos, lo que determina que al completar el juego podamos hacer uso de las monedas sobrantes dentro de la misma.

// Gameplay del título, donde podremos ver el puntaje de nuestros golpes, las barras de salud, el nivel de la pagoda, el tiempo restante y diferentes clases de enemigos. //

Su historia, medio contada por las referencias antes mencionadas, es básicamente el cliché del “rescate de la doncella” donde Thomas debe salvar a Sylvia del maléfico Mr. X y sus secuaces. Mientras la pareja paseaba por las bulliciosas calles, Sylvia fue raptada mientras Thomas intentaba protegerla de unos malhechores. Luego de su inevitable derrota, nuestro personaje recibe una carta misteriosa invitándolo a rescatar a su amada y superar las temibles pruebas del templo maldito. Sin pensarlo ni un minuto, el valeroso muchacho emprende su misión para derrotar el mal que las paredes del maligno sitio esconden y lógicamente liberar a su querida de las garras del villano. <<”Su querida” eso suena a otra cosa, ya me entenderéis los poseedores de canas, codo codo, guiño guiño.>>

Como podéis apreciar en las imágenes, el diseño del título es tosco para los ojos actuales, con colores básicos y personajes ligeramente animados. Pero debéis tener en cuenta que hablamos de un juego de 1984, diseñado por Takashi Nishiyama <<el creador de Street Fighter, ni mucho menos>> y de un título rápido orientado a obtener una destreza sin precedentes, casi mecánica, para poder superar los niveles ofertados y su dificultad progresiva <<todo sea por los dichosos puntos y decir que eres el mejor>>. En sus diferentes ports veríamos como su estética iría mejorando o adaptando a cada sistema, lo que daría una cierta vida visual genialmente recompensada por los fans.

// Aquí podemos ver un par de jefes finales de fase (abajo), una pequeña animación entre niveles y a los despacha trastos lanza jarrones. <<A ver si Thomas aprende a escribir el nombre de su novia. ¡Sylvia! Thomas, se escribe: «Sylvia».>> //

Su apartado sonoro esconde una decisión acertada, ya que Takashi no contaba, en su raciocinio, con implementar música de fondo para el título, dejando únicamente los efectos sonoros para causar impacto con los golpes propinados. No fue hasta que Masato Ishizaki, que luego sería reconocido como el compositor de R-Type en 1987, le convenció para agregar una melodía que él mismo dedicó para el juego. Se presentaron dos maquetas finales, y, sin dudarlo, Takashi se quedó con la propuesta de Masato, siendo hoy el juego final <<recordad que hablamos del primer producto (arcade), ya que en sus diferentes port las cosas cambian. El compositor para NES fue Koji Kondo>>.

El juego fue un bombazo, ya sea en la tierra que lo vio nacer, como en Europa y Estados Unidos, recaudando millones en beneficios y siendo actualmente el número sesenta y dos del TOP de los juegos de NES (Top IGN). Fue porteado a una gran variedad de plataformas, conservando su espíritu intacto y dándole una larga vida en la década de los ochenta.

Una secuela comenzó a gestarse en 1987, Beyond Kung-Fu: Return of the Master, pero el escaso rendimiento y su ubicación no convencieron a Irem, por ello un año después haría su aparición “Vigilante”, usando la base de Beyond Kung-fu y entornos más americanos. Más adelante veríamos una secuela para GameBoy, con la misma jugabilidad pero distintos escenarios.

// Caratula y sus dos variantes de color. La primera, perteneciente a la Game Boy Pocket, en blanco y negro, y la segunda, a la Game Boy Original, en verde y negro. <<Esta última la podéis disfrutar con el emulador VBA-M>>. //

Para finalizar este viaje al pasado hablemos un poco de su legado. El título es considerado el precursor del beat ‘em up, y es así, ya que estableció la estructura y la movilidad de lo que hoy conocemos como “Yo contra el barrio”, implementando el encuentro con jefes finales al término de cada nivel y el desplazamiento lateral para hacer frente a una increíble cantidad de enemigos. En otras palabras, Kung-Fu Master definió al cien por cien el género, y desde entonces podemos disfrutar de su increíble legado con juegos como: Black Belt, The Ninja Warriors, Bad Dudes versus DragonNinja, Splatterhouse, Renegade, Double Dragon, Final Fight y Street of Rage, entre infinidad de títulos que todos amamos. Pero esto no es todo, si no que influenció otro género, el de lucha, ya que las peleas con jefes finales y los medidores de vida del personaje principal fueron la base que alimentó Takashi Nishiyama para su trabajo en Capcom y más tarde en la mítica SNK. <<”Influenció” y agregó elementos, ya que los precursores de los juegos de lucha fueron: Heavyweight Champ (1976) y Karate Champ (1984). Es que ya te veía saltar.>>

// Grandes exponentes de un legado. //

Este es un juego que recuerdo con cariño y que tuve el placer de disfrutar de niño, en su versión NES, años más tarde. Un título revolucionario, colorido, ágil y, sin dudas, entretenido. Sus referencias hacia el cine de Kung-Fu hongkonés son palpables y su diseño, ahora sencillo, nos sumergió en un mundo que no conocíamos o solo imaginábamos, y que vimos restituido en nuestra memoria al disfrutar de grandes filmes de artes marciales. 

Y hasta aquí nuestro viaje, yo me despido, pero no antes de avisaros que Chuck Norris ha iniciado un ataque con patada voladora rotatoria, pues lo dicho… ¡Corred insensatos!

4 comentarios sobre “KUNG-FU MASTER: Un legado en movimiento.

  1. Joder, pillar la referencia de la querida me ha hecho sentir muy viejo y mira que tampoco lo soy tanto pese a las canas que ya peino XD

    Sobre el juego poco puedo aportar, juraría haberlo jugado en alguno de sus ports domésticos, pero no recuerdo en cuál, muy probablemente en la versión de MSX pero tampoco llegué a jugarlo demasiado. Sea como sea, clásico donde los haya de aquellos que hacían callo.

    Tremenda entrada como siempre compañero, siempre es un gusto leerte.

    Un saludo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias por pasarte, Crack!!!
      Me alegro que te haya gustado.

      Yo lo jugué años después en una recreativas casi en bancarrota, pero donde pude disfrutarlo mejor fue en la NES. Es un título que abrió muchas puertas y se merecía esa introducción, aunque la verdad quedó un poco larga.

      Muchas gracias otra vez por pasarte y dejar este super-comentario!!!!
      Un saludo grande!!!!

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s